Direccion

logo
FABRICA DE ESPUMA DE POLIURETANO

Crta. Seseña a Esquivias Km. 1,300

45223 SESEÑA

(Toledo-España)

Telf: 91 893 60 38

Fax: 91 893 60 37

E-mail: tepol@tepolsa.com

OTROS ENSAYOS

Para completar el Control de Calidad, será conveniente realizar otros ensayos que nos permitan determinar la calidad de la espuma flexible de poliuretano, los más relevantes son:

                        Resiliencia:

La resiliencia se puede definir como la energía absorbida por una muestra de espuma al ser sometida a un ciclo de compresión (energía absorbida) seguido de otro de relajación (energía liberada ).

Para medir la resiliencia de la espuma, existen métodos como el de caída de bola que consiste en medir la altura del rebote de una bola de acero; el del péndulo, parecido al anterior y también por medio de la curva de esfuerzo/deformación que consiste en trazar, durante el ensayo de compresión, la curva de esfuerzo frente a la deformación producida durante la etapa de compresión (energía total invertida) y durante la etapa de relajación de la espuma se mide esa misma curva, la diferencia entre las dos es la inevitable pérdida de energía, llamada histéresis que nos da la medida de la resiliencia del material.

                        Recuento Celular:

Consiste en determinar el número de células por centímetro lineal de espuma. Es interesante para hacernos una idea de la calidad de la espuma y si durante su proceso de fabricación ha habido problemas. Podemos decir que una buena espuma está constituida por celdas regulares, uniformemente repartidas y del mismo tamaño, mejor si son pequeñas. En este ensayo no solo se realiza el recuento sino que se informa también de la forma de las células, si se observan defectos en la estructura, etc.

                        Inflamabilidad:

Los ensayos para evaluar la reacción de la espuma de poliuretano frente al fuego son muy variados, el método dependerá de la aplicación final que vaya a tener el producto, por ejemplo, el que valora la inflamabilidad del mobiliario tapizado en base a la  Norma UNE-EN 1021-1:94: que contempla las fuentes de ignición, según,  Parte 1: “Cigarrillo en combustión” y  Parte 2: “Llama equivalente a una cerilla”.

La Norma UNE 23-727-90, nos señala otro método de ensayo para la espuma, con la probeta colocada de forma vertical y en un horno especial, (epiradiador), este sistema se adoptó principalmente en Francia, clasificando los materiales, de menor a mayor inflamabilidad, por: M0 - M1 - M2 - M3 - M4 y M5, el criterio para la clasificación se basa, principalmente, en la duración de la llama, goteo y emisión de humos.

La Norma BS 5852, es una norma inglesa, que se aplica, entre otros, al mueble tapizado, con 8 posibles fuentes de ignición perfectamente definidas en la norma, en el caso de la espuma de poliuretano, debe pasar la fuente nº 5: Pira simple grande, la reglamentación inglesa rechaza los muebles que contengan espuma y no superen este ensayo.